Iota es una criptomoneda basada en un libro mayor distribuido pero donde no existen ni cadenas ni bloques, es decir, no se basa en la tecnología blockchain tradicional (como otras conocidas criptodivisas).

iota

Una de las características más interesantes de Iota es que no cobra ningún tipo de comisión por realizar transacciones y además, NO requiere mineros para procesar dichas transacciones. Sin embargo, requiere de una potencia computacional alta para procesar las operaciones.

La criptodivisa Iota nació con el propósito de solventar algunos de los problemas de la tecnología Blockchain, siendo el principal, que cuanto más grande se hace la cadena de bloques más lento y caro es el realizar transacciones.

Ahora que ya conocemos algunas de las características principales de la criptomoneda Iota, en este artículo encontrarás toda la información que te hace falta para empezar a operar con esta popular divisa digital.

¿Qué es el Iota?

Iota surge como un proyecto para mantener el ‘Internet de las cosas’ al que da nombre, un concepto en el que tienen cabida todos aquellos dispositivos que participan para hacer posible una conexión a Internet en todos los ámbitos (producción, funcionamiento, información…). Iota es la tecnología gracias a la que funcionan todos ellos.

qué es el iota

Iota y su moneda, también conocida como Miota, nace en 2015 de la mano de David Sonstebo, Sergey Ivancheglo, Dominik Schiener y Serguei Popov. El proyecto surgió un año antes como una idea del primero de ellos. Todos estuvieron relacionados con Blockchain desde 2010 a 2011, aunque a la hora de desarrollar la criptomoneda, apostaron por Tangle.

Iota se diferencia de Bitcoin (tutorial para invertir) o Ethereum por el uso de esa tecnología, la cual le permite funcionar sin cadena de bloques y no tener minería. Todas sus transacciones resultan más veloces para el usuario, que no tiene que pagar gastos extras ni comisiones por cada operación llevada a cabo.

Iota no nació con la intención de convertirse en una nueva tecnología innovadora y única, sino como una necesidad real del Internet de las Cosas, que estaba sufriendo problemas por el arreglo transaccional.

BitcoinAnalytica

¿Cómo funciona el Iota?

Iota parte con un gran punto diferenciador con respecto a otras criptomonedas y es que, como mencionábamos, no utiliza el sistema Blockchain, sino Tangle. Esta nueva plataforma funciona a través de nodos interconectados que obligan a todos los usuarios de Iota a confirmar al menos dos transacciones ajenas antes de enviar la suya.

funcionamiento de la criptomoneda iota

Esto se debe, en gran parte, a la ausencia de minería en Iota, una de sus principales características con respecto a otras criptomonedas. En este caso, la resolución de los problemas matemáticos que verifican una transacción solo la pueden llevar a cabo los usuarios que operan con Iota, y no de manera libre.

» Una criptomoneda sin minería

iota no se puede minar

Para hacerlo, solo hace falta un teléfono móvil, un ordenador o una tablet. Cualquier dispositivo es válido. Al no haber minado, las granjas quedan en el olvido y tampoco se requiere una tarjeta gráfica de alta gama para que procese todo.

De igual manera, Iota no produce un gasto energético elevado, como sí ocurre con Bitcoin por su mayor dificultad a la hora de cerrar una transacción. Este nuevo planteamiento anula cualquier tipo de comisión, ya que son los usuarios los que verifican las transacciones de Iota antes de cerrar las suyas.

El usuario ya recibe una recompensa al evitar el minado, por lo que no necesita más incentivos económicos como sí pasa en el caso del Bitcoin. Esto provoca que el movimiento del mercado sea sensiblemente superior al de cualquier otra criptomoneda.

Mientras las transacciones de Iota por segundo rondan las 500, Litecoin (donde comprar) suma 56, Dash se queda en 28, Ethereum suma 20 y Bitcoin solo completa siete.

» Mayor rapidez y cero comisiones

comisiones por usar iota

A la hora de efectuar los pagos, Iota cuenta con un procesamiento muy seguro y veloz gracias a la ausencia de Blockchain y el cambio por Tangle, al que supera también en el diseño. Entre sus novedades está un nuevo criterio de búsqueda de consenso para sistemas descentralizados entre iguales.

Esto, sumado a la ya comentada ausencia de comisiones, propicia las microtransferencias para cualquier tipo de actividad común. Una de las grandes ventajas de Tangle es que cuanto más crece y más usuarios suma en su base de datos, cada vez resulta más rápido y más seguro, al contrario de lo que podría imaginarse.

Sus tiempos de verificación son también cada vez menores gracias precisamente a su crecimiento.

Ventajas y beneficios destacables

Casi todas las ventajas de Iota tienen un nombre en común: Tangle. Empezando por el sistema de verificación de transacciones, las cuales son mucho más amplias con Iota que, por ejemplo, con Bitcoin.

Dependiendo de los exchanges usados la experiencia puede variar, aunque por norma general Iota siempre presenta números superiores.

» Escalabilidad infinita

La escalabilidad de Iota es infinita por su tipo de estructura y el número de criptomonedas en circulación no asciende por minería, ya que no existe, lo cual marca una gran diferencia con respecto a otras divisas que funcionan con Blockchain.

Iota ya partió en sus orígenes con un número muy amplio de monedas en circulación con respecto a, por ejemplo, Bitcoin, a la que supera 132 veces (Iota tiene 2.780 billones de monedas en circulación, mientras que Bitcoin suma más de 17 millones).

Esta oferta monetaria está fijada para Iota y nunca aumentará o disminuirá. El número exacto es de 2.779.530.283.277.761 monedas y así se mantendrá. Es descentralizada y privada, y sus transacciones pueden ser llevadas a cabo desde cualquier dispositivo, como un teléfono o una Tablet, lo que las hace mucho más fáciles y cómodas.

» Rapidez en las transacciones

Precisamente, la velocidad de transacción es la gran ventaja de Iota como criptomoneda. Su tipo de encriptación a través de códigos ternarios es mucho más rápida que el tradicional código binario.

Su desarrollo está en manos de los usuarios en exclusiva, ya que depende del número de personas que estén operando con Iota para que se multiplique su valor, así como todas sus transacciones. Aquí juega un papel muy importante Tangle y su unión entre usuarios y mineros en un mismo agente para acelerar el proceso.

Como hemos visto antes, Tangle funciona tanto con el sistema de código binario como el ternario, además de aumentar su rendimiento y velocidad conforme crecen los usuarios que operan con Iota.

Sin restricción de tiempo, esto ha disparado la frecuencia de transferencias por segundo a 500 en la criptomoneda, mientras que en su principal competidor (Bitcoin) es de 3 a 7 transferencias por segundo.

El sistema Iota se optimiza constantemente a través de la información recabada de los usuarios que operan con la criptomoneda, asegurando los pagos rápidos y manteniendo su eficacia, además de la seguridad en las transferencias.

» Diferentes usos en la vida real

Además, por su diseño original, Iota tiene muchos usos como criptomoneda, más allá de las transacciones y su eficacia.

Por su tecnología y su relación directa con el Internet de las Cosas, puede ser utilizada para transferir información con datos que necesiten ser protegidos y cifrados con mucha seguridad, o puede ser una buena herramienta para hacer crecer a nuestra compañía o empresa.

BitcoinAnalytica

El desarrollo de Iota la ha convertido en una criptomoneda con la que se puede operar fácilmente desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, sin necesidad de grandes alardes técnicos.

Esto le abre muchas puertas de cara al futuro, ya que se está trabajando en que esté operativa incluso en los electrodomésticos del hogar que disponen de conexión Wi-Fi.

¿Cómo comprar y vender Iota?

Lo primero para empezar a operar con Iota es comprar otros tipos de criptomonedas que den acceso. En este caso, es recomendable apostar por Ethereum o la propia Bitcoin para después hacer un cambio por Iota.

como y donde comprar IOTA

La opción más rápida es adquirir fracciones de Ethereum o Bitcoin (la primera es mucho más accesible para los que quieran partir con cantidades de dinero no muy elevadas). A través de la plataforma Coinbase, que regala 10 dólares por cada depósito de 100, se puede hacer esta operación.

Con Bitcoin o Ethereum en nuestro poder, el siguiente paso es dar el salto a la plataforma Binance, en la cual se pueden depositar todas las fracciones adquiridas previamente.

Para ello, hay que buscar la opción ‘Retiro de depósitos’ en la pestaña de ‘Fondos’, donde está a su vez el botón de Depósito. En unas 12 horas, nuestras criptomonedas estarán disponibles en esta plataforma.

Una vez operativas, hay que solicitar un exchage, un cambio, para poder comprar Iota. En este caso, hay que buscar la pestaña Exchage avanzado, seleccionar la opción IOTA/BTC o IOTA/ETH y llevar a cabo la operación.

¿Se puede minar esta criptomoneda?

Como ya hemos visto con anterioridad, en Iota no existe minería (al igual que en Ripple) de la misma manera que sí lo hace en otras criptomonedas, como Bitcoin. No se paga ninguna tarifa de transacción por validar otra ni se utiliza una cadena de bloques.

Las transacciones se confirman de manera directa o indirecta. En el Internet de las Cosas es necesario un sistema de pago para procesar todo tipo de transacciones, ya sean de pequeñas o grandes cantidades, y todas ellas en tiempo real.

Las máquinas pagan a otras máquinas con un rendimiento rápido y escalable, cuyo coste es mínimo o directamente gratuito. Una ventaja clara con respecto a Bitcoin, a esperas de las esperanzas puestas en la red Lightning.

Con Iota, es posible que dos personas realicen transacciones sin límite, sin tener que informar al resto de usuarios sobre el flujo de caja, ya que lo único que quedará anotado será el resultado final de la transacción.

Los pagos se llevan a cabo a través de numerosos canales de micropagos que están separados entre sí, lo cual permite también que se puedan hacer reservas de manera virtual en la cadena de bloques.

Conclusiones finales

Todo parece indicar que Iota se convertirá a medio y largo plazo en una de las criptomonedas con valores muy atractivos. Actualmente tiene un precio en torno a los cinco dólares, lo cual la convierte en una gran oportunidad para invertir en busca de una evolución posterior que dé grandes resultados.

BitcoinAnalytica

Es muy complicado hacer un análisis exacto sobre cómo se comportará una criptomoneda, pero por su funcionamiento y situación, todo apunta a que Iota tiene grandes características para ser uno de los referentes. Mientras su precio por unidad no supere las tres cifras, será una buena opción para hacer dinero.

Además, Iota tiene muchas aplicaciones en el Internet de las Cosas gracias a dos de sus características: sus pagos no tienen costes extra y es una criptomoneda escalable. Hay compañías como Bosch que han mostrado interés en esta tecnología y están estudiándola para ver si es factible utilizarla en un futuro no demasiado lejano.